Aunque es muy difícil no soñar con un lujoso y paradisíaco hotel en el cual pasar unas vacaciones envidiables, siempre existen opciones mucho más asequibles para todo tipo de bolsillos que permiten disfrutar de las maravillas naturales, históricas y arquitectónicas de cualquier país.

Esto ocurre en cualquier país del mundo, y la República Argentina no es la excepción a esta regla. Las opciones de alojamiento son muy variadas, y las formas para ahorrar dinero a la hora de elegir dónde quedarnos durante el viaje. Las opciones van desde hoteles pequeños y poco lujosos hasta la renta de un pequeño apartamento. Para ello existen muchos hoteles que ofrecen una habitación decente, con buena calidad en cuanto a limpieza e higiene pero a un precio realmente bueno. Esto suele deberse a que no incluyen mucho más que una cama y un baño, y en ocasiones una televisión, pero la comida queda afuera del contrato, al igual que en muchas ocasiones los servicios de internet y Wi-Fi.

Otra excelente opción, y la preferida por los turistas jóvenes y aventureros son los hosteles, que son lugar donde se comparte un cuarto con varios desconocidos a fin de ofrecer precios mucho menores. Son muy recomendables para los que deseen practicar turismo de ciudad, pues es un buen lugar para ir a dormir y pasar el día en las calles.

Otra opción, también preferida por este tipo de viajeros, es el alquiler de habitaciones en casas particulares. El lugar más común para buscar este tipo de ofertas es el sitio Airbnb, muy conocido por todos, en el cual millones de personas ofrecen en alquiler determinadas habitaciones de sus hogares y éstas son contratadas por visitantes. Es una excelente opción, pues permite el intercambio cultural con los locales de la zona a la que se visita, y la experiencia es mucho más enriquecedora.